Buscar

También puede interesarte

Servicios

  • Prepa Abierta

  • Prepa Abierta

  • Yo te prevengo

  • Teléfonos Importantes

  • Prepa Abierta

¿Podemos ayudarte?

Transparencia Total

Seguimos en nuestro proceso de renovación, nos encantaría saber tu opinión. ¿Hay algo que no encuentras? por favor escríbenos para ayudarte.

Noticias

El Panteón Dolores es “retazos” de historia, “destellos” de pluralidad y “brumas” de olvido

  • El Panteón Dolores es “retazos” de historia, “destellos” de pluralidad y “brumas” de olvido
  • El Panteón Dolores es “retazos” de historia, “destellos” de pluralidad y “brumas” de olvido
  • El Panteón Dolores es “retazos” de historia, “destellos” de pluralidad y “brumas” de olvido
  • El Panteón Dolores es “retazos” de historia, “destellos” de pluralidad y “brumas” de olvido

Visitar el Panteón Civil de Dolores no significa estar en un lugar de duelo, más bien, desde que uno entra, inmediatamente siente que hay algo más que eso. Al caminar y observar las dos hileras de monumentos que llevan a la entrada principal de la Rotonda de las Personas Ilustres, cualquiera se sabe ya inmerso entre “retazos” de historia, “destellos” de pluralidad y “brumas” de olvido.

El Panteón Dolores es parte del Bosque de Chapultepec y en su interior yacen más de 3 millones de restos mortuorios en 700 mil fosas. Este panteón, que de tantas lápidas y epitafios, también hace la función de museo, pues no por algo está catalogado como el más grande de América Latina e incluso uno de los más amplios del mundo.

Pero la riqueza del Panteón Dolores no se hace con el número de tumbas o de restos que alberga, ni por sus 200 hectáreas de superficie, más bien, su riqueza radica en su historia y en las historias que guardan cada lápida, en la belleza de algunos de sus sepulcros y mausoleos que se han convertido en verdaderos monumentos arquitectónicos, y en los viajes al pasado en que uno se remonta al caminar y leer los epitafios de sus tumbas.

Los destellos de pluralidad los podemos ver en la Rotonda de las Personas Ilustres, que reflejan la vida política de la historia de México: Ahí están los sepulcros de Manuel Gómez Morín, fundador del Partido Acción Nacional; también se encuentran los restos del ingeniero Heberto Castillo Martínez, fundador del Partido de la Revolución Democrática; y María Lavalle Urbina, destacada integrante del Partido Revolucionario Institucional.

Personajes de todas las ramas científicas, y que son parte esencial de nuestra historia, están en este lugar, como el astrónomo Guillermo Haro Barraza; el poeta y músico Agustín Lara; las artistas Virginia Fábregas y Dolores del Río; los pintores y muralistas David Alfaro Siqueiros, Diego Rivera y José Clemente Orozco; el creador de la UNAM, don Justo Sierra, y los rectores Antonio Caso e Ignacio Chávez, entre otros.

Por todos los rincones del panteón se pueden observar los retazos de historia: hay lotes destinados a los Constituyentes de 1917, al Escuadrón 201, a los militares, a la comunidad alemana e italiana y muchos de los que participaron en la lucha de Reforma, al lado de Benito Juárez están sepultados en este panteón. También hay lotes destinados a los sindicatos de panaderos, de los maestros (SNTE) y de los artistas (ANDA), entre otros y gente común. En total, hay 23 lotes destinados a diferentes sectores.

Las brumas de olvido se pueden ver desde la entrada, donde perdido entre las tumbas, pero resaltando por su belleza y altura, destaca el mausoleo destinado al que fuera Secretario de Relaciones Exteriores del presidente Benito Juárez, Matías Romero Avendaño, cuya sepultura se encuentra abandonada desde hace décadas por sus descendientes.

Otro de los olvidados, no sólo por sus descendientes, sino por la misma sociedad mexicana, es José Guadalupe Posada, creador de los íconos gráficos de la muerte mexicana, que, sin embargo, representa una de las paradojas de la vida: Posadas creó la imagen de numerosas grabados de las calaveras típicamente mexicanas, como personajes del pueblo, la catrina, el borracho; calaveras en bicicleta, en el mercado, bailando y hasta en funerales. Y así, como grabó sus dibujos, los restos de Guadalupe Posada yacen en la fosa común de este panteón desde que murió, en 1913.

El Panteón Dolores recibió este 1 y 2 de noviembre más de 50 mil personas, quienes además de depositar flores a sus familiares, muchos llevaron mariachis, música y hasta bebidas. En pocas palabras, los visitantes llegaron a “convivir” con sus muertos.

La Delegación Miguel Hidalgo participó en las festividades por el Día de Muertos con un acto músico-cultural del Cuarteto de Clarinetes del Conservatorio Nacional, recitado en las escalinatas de la Rotonda, donde el centro lucía esplendoroso ya que fue colocado un adorno hecho con aserrín de colores y pétalos de cempasúchitl.

Al mismo tiempo, se instalaron dos típicas ofrendas en la Casa Amarilla y en la Ex Capilla de Guadalupe dedicadas, respectivamente, a Chavela Vargas, a Amalia Hernández y al Padre de la Patria, Miguel Hidalgo y Costilla.

Ante estas actividades, el Jefe Delegacional en Miguel Hidalgo, Víctor Hugo Romo, anunció desde las instalaciones del mismo panteón, que éste será convertido en un parque público, como se hace en otros países, para que pueda ser visitado por turistas, por la historia que guarda en sus adentros. El proyecto se pondrá a consideración del Gobierno del Distrito Federal y del Gobierno federal, a través de la Secretaría de Gobernación, que es la instancia que administra la Rotonda de las Personas Ilustres.

Facebook Comments